martes, 16 de junio de 2009

Toda deuda conlleva su pago


No se si alguién que siga mis aventuras internautas recuerda que hace dos años tuve una librería de cómics llamada: KANDOR-LA TIENDA EMBOTELLADA. Unicamente duró 6 meses. Bién, pues ahora se cierra completamente el circulo de todo lo ocurrido en esa etapa de mi vida. Ayer me vino una citación del juzgado por el cual debo de asistir ante las leyes para hacerme cargo de las deudas economicas ocasionadas por mi fracaso personal. Evidentemente no estoy para tirar cohetes, y sumado a otras tantas cosas, hacen que mi existencia no sea muy agradable en este planeta, tengo una depresión equina. A ver como acaba todo, porque estoy que trinaranjus con limonada de horchata. Feliz verano, para el que lo tenga.